EU post-COVID, o no EU

Durante estos periodos de crisis y de alta volatilidad, las noticias se suceden unas tras otras y sin pausas en muchas ocasiones superando los niveles de pánico anteriores. Al final el operador llega a acostumbrarse y se ´adapta´ a lo inexplicable, a la incertidumbre. Es cierto que esa incertidumbre forma parte del día a día de los mercados financieros, pero cuando sale de lo habitual, de su ´área de confort´, la cosa se complica.


Y llegó el COVID-19

Y a los acontecimientos sobrevenidos que colocan a los mercados al borde del abismo, las instituciones y gobiernos actúan, con mayor o menor fortuna. Creo que es acertado afirmar que la crisis sanitaria derivada del COVID-19 ha cogido a todo el mundo a contrapié, y adjunta a esta crisis sanitaria se ha producido una situación de colapso económico. El cese de actividad obligado ha tenido un impacto fulminante en los ratios de productividad y en toda una serie de indicadores adelantados que nos están dando importantes señales de alarma respecto a la importante disminución del PIB que esta situación traerá asociada.

Ante esto y en nuestro caso, desde Europa aún se está discutiendo que hacer, y la sensación es que entramos en una fase decisiva de la negociación en el ámbito de la Comisión Europea. La brecha entre Norte y Sur cada vez se hace más grande y más evidente, provocando una dicotomía que una maltrecha estructura común dudo que sea capaz de soportar.

¿Estamos ante el preludio del fin de la UE tal y como la conocemos?¿Es muy aventurado hacer esta hipótesis?

Futuro inmediato de la UE

Haciendo un ejercicio de simulación, vamos a trasladarnos más allá de la esfera política, y vamos a entrar de lleno en el ámbito económico:

  • El COVID ha impactado de forma desigual en la UE. Con posterioridad se pueden analizar las causas de esta situación, pero la realidad actual es que existen diferencias que pueden verse claramente en las posiciones de los distintos gobiernos y en las medidas adoptadas. La forma de encarar esta crisis también ha sido distinta
  • La situación previa de los países miembros era desigual, sobretodo desde el ámbito de las cuentas públicas. Los años de fuertes recortes y de reducción del déficit han hecho su efecto. También la falta de una política fiscal y yo casi diría económica, auténticamente global
  • Vuelve a aparecer el debate sobre la mutualización de la deuda y los Eurobonos. Todo el mundo tiene claro que nos vemos abocados a periodos inciertos con la economía prácticamente parada y eso hace necesario primero, medidas de conservación del tejido empresarial e industrial, y segundo, medidas de promoción de la actividad económica. El problema surge en el debate alrededor de las condiciones bajo las cuáles deberá realizarse este proceso y quién acabará al final, pagando...

El acuerdo se antoja complicado, y el futuro, más bien incierto. Y esto abre una posibilidad inquietante:

  1. Que no se llegue a un acuerdo sobre el sistema de financiación a aplicar para las medidas necesarias de estímulo, profundizándose las diferencias actuales en el Eje Norte-Sur
  2. Que esto provoque al final una ruptura a nivel político que derive al final una especie de escisión o división interna dentro de la economía Euro (Euro a dos velocidades)

Este escenario visualiza la aparición de un Euro de 'segunda velocidad' más lento y menos solvente... algo realmente inquietante para los países que quedarían englobados bajo el paragüas de esta nueva moneda

¿Qué pasaría con la economía de estos países? ¿Teniendo en cuenta que estamos actualmente en espacio Schengen, que pasaría después?¿se limitaría la circulación de capitales?

Esta última observación es la más importante:

  • Si creemos que este es un escenario probable y factible, es de esperar a que esta división deje a una serie de paises con una moneda más débil que la actual. Eso supondría una depreciación automática de todos sus activos. ¿Sería por tanto lógico pensar en que debemos protegernos de esta posibilidad trasladando ahora que se puede fondos y patrimonio a bancos de los países que seguro quedarían englobados en ese Euro de Primera División?
¿Podría ser que ante esta situación para evitar estos movimientos a posteriori pudiéramos ver algún tipo de 'Corralito' interno que luego impidiera mover los fondos?

Creo que es un interesante debate que dejo abierto

Albert Salvany